Buscar
  • Paul Raminfar

Siempre estás a una decisión de la vida que sueñas

Todo el mundo siempre quiere lo mejor para su vida: salud, dinero, amor, éxito, lujos, familia, felicidad, etc. Pero ¿cómo podemos lograr las cosas que queremos? Y una mejor pregunta, ¿Qué precio estamos dispuestos a pagar por ellas? Usualmente, la respuesta es: el menor que sea posible.



Esta situación de mediocridad en la que vivimos es una lástima porque todos somos personas con un potencial gigantesco. Tanto, que ya es posible hasta vacacionar en el espacio, controlamos empresas donde trabajan miles de seres humanos desde un celular y podemos jugar en realidad virtual con alguien al otro lado del mundo. Pero ¿Qué es lo que diferencia a personas sumamente exitosas del resto? Una sola cosa: una decisión, puede ser una decisión o varias al día, pero tener la capacidad de decidir.


Ahora no se trata que todos tengamos que construir cohetes, ni que vayamos a estudiar astronomía porque está de moda, pero tal vez, tomar la decisión de ser mejor, por ejemplo, el mejor esposo, el mejor gerente, el mejor chef, el mejor estudiante o el mejor en lo que sea que hagas.

Por ejemplo, yo podría conformarme pensando que este artículo inspire a una persona, porque todo el mundo dice que con cambiarle la vida a una sola persona, entonces la vida tuvo sentido. Pero ¿qué te parece si se la cambias a mil, diez mil, un millón o muchísimas más? En mi carrera tengo como una de mis metas inspirar e impactar a la mayor cantidad de personas posibles, por esa razón, tengo mis redes sociales activas en las que siempre doy tips y me conecto con las personas, dicto conferencias, escribo entradas de blog y libros (muy pronto estará disponible el primero de finanzas personales), envío correos y muchas otras cosas para intentar lograr mi objetivo.


El tema puntual de cómo plantear los objetivos, lo dejamos para otra entrada de blog, pero algo que no puedo dejar de mencionar, es que hasta donde llegue tu visión, hasta ahí llegará la meta, y si te pones la meta muy fácil, así serán los resultados, si te la propones extremadamente complicada tirando a lo heroico, posiblemente fracasarás en el intento, pero si planteas metas difíciles (pero realmente alcanzables), puedes empezar a imaginarte la vida que quieres y qué necesitas hacer para llegar ahí, después los resultados hablarán por si solos.



En la vida uno tiene que tomar decisiones complicadas como divorciarse, cambiar de trabajo, mudarse de país, cambiar su estilo de vida, salir de la zona de confort o tristemente cuando tu mascota necesita un descanso. En la vida laboral siempre es igual, no necesariamente te tienen que gustar las cosas que debas hacer para lograr tu éxito, pero todo depende de ti y de las decisiones que seas capaz de tomar. Va a llegar un momento de tu vida en el que te vas a empezar a cuestionar muchas cosas y vas a tener que empezar a decidir en función de tu felicidad y tu crecimiento personal. Por eso, si ese momento ya llegó, te invito a que hoy definas qué situación, aspecto, tarea o función debes cambiar o empezar a hacer, que no exista un ‘pero’ en tu mente y DECIDAS empezar a cambiar de manera lenta, pero progresiva, la vida que tienes por la vida que sueñas.



47 vistas

© 2020 PaulRaminfar

Paul logo blanco.png
0