Buscar
  • Paul Raminfar

Si quieres ser feliz, deja de complacer a los demás

Para bien o para mal, la felicidad algunas veces está condicionada a la mediocridad. A veces sentimos que todo está bien, nos conformamos con lo que tenemos y decimos que no nos hace falta nada más, o por lo menos eso es lo que nos hacemos creer y sentir.



Muchas veces es por que el mundo está lleno de gente así, lleno de gente que no se exige, de gente que no se reclama por su desempeño mediocre. Al estar rodeado de tantas personas así, tristemente no te das cuenta, no solo del potencial que estás desperdiciando, y las posibilidades que se te escapan, sino que internamente estás haciéndote daño a ti y a los que te rodean. No le estás aportando valor a tus días, ni a los días de los demás, y en el mundo que vivimos con la tecnología existente, es casi un crimen contra ti mismo, no buscar tu máximo potencial.

Esa búsqueda se podría describir como hambre; depende de qué tan hambriento estés, así será tu comida. A quienes tratan de conformarse con cumplir y hacer felices a los demás, les aplica el dicho “si quiere hacer felices a los demás, solo debe vender helados”. Pero si por el contrario, buscas y quieres crecer tu grandeza, tu filosofía de vida y liderar en un mundo donde se requiere gente con ambición, debes empezar a cavar mas hondo.

"La felicidad se alcanza cuando lo que uno piensa, lo que uno dice y lo que uno hace, están en armonía" - Gandhi

Lo importante a la hora de intentar ser feliz, es buscar tu propia forma de serlo, tener siempre presente tus sueños y prioridades, darte cuenta de que a la mitad de las personas no les importa lo que haces y la mayoría de la otra mitad, no te quiere ver triunfar. Debes tomar las riendas de tu vida y empezar a escribir tu futuro, sin importar lo que piensen, digan o hagan los demás. Entiende que a muchos no les va a gustar, y eso está perfecto, ya sabes que puedes borrarlos de tu vida porque nada bueno te van a aportar. A medida que va pasando el tiempo notarás quiénes son las personas verdaderamente importantes en tu vida y las que simplemente pasaron para dejar una enseñanza.

Ten siempre presente que tus acciones hablarán por ti, para bien o para mal, pero eso debe tenerte sin cuidado ya que para iniciar este camino tienes que hacer una sola cosa: lo que tienes que hacer.

52 vistas

© 2020 PaulRaminfar

Paul logo blanco.png
0