CONTÁCTANOS

© 2020 PaulRaminfar

Buscar

Descubre tu propósito


Tener en la vida muchas cosas que has logrado puede llevarte por dos caminos: el de la ceguera o el de la hazaña. La verdad es que el éxito es tan complejo que en muchas ocasiones la perspectiva es muy diferente. Calculamos que para conseguir el éxito, se requiere dinero. Somos exitosos porque logramos más que otros en el mismo periodo de tiempo, soy exitoso por la gran familia que tengo, a pesar que posiblemente me podría ir mejor en materia financiera, y así podemos seguir y seguir con ejemplos que justifiquen el día de cada uno. Con esto no pierdo de vista que la definición de éxito es muy personal y vamos a tratar de, a toda costa, serlo. Por un segundo piensa en la significancia de tus días ¿valen lo que tu crees?

Muchas veces vemos el camino como obligado. Cumplir con las obligaciones que nos toca, para pagar lo que queremos, pero ¿de verdad estás dispuesto a pagar con tu felicidad y tu paz? Pensemos en una casa, un carro, un reloj que sacamos a 24 cuotas, etc. Las personas están dispuestas a amarrarse a un horario estricto, un trabajo que no los llena y además, en un área que no favorece su desempeño personal, solamente para pagar las cuentas. El problema es que esas mismas personas, no están dispuestas a sacrificar lo que realmente se debe, para alcanzar la libertad. Prefieren una vida de frustraciones y hacer parte del montón, en lugar de tomar una vida de acción y constante transformación en la búsqueda de la grandeza.


La falta de conciencia, apatía por el crecimiento, pereza y mediocridad estaba, en algún momento de mi vida, cavando mi mente. Era un manipulador experto que buscaba a toda costa cerrar la posibilidad de un reto que me pudiera llevar a pensar que había algo más grande para mi.

Ahora quiero aclarar una cosa, estar con miedo al cambio, la incertidumbre del futuro y la indecisión por un nuevo camino es normal, y esta frase podría cambiar tu vida, así como cambio la mía: “la forma como vas a reaccionar en el momento que las cosas pasen sin importar el resultado a primera vista, va a dictaminar mi futuro”.

Luego de entender eso, el “qué pasaría si” se vuelve parte de un reto de sobresalir, de sacar la tarea, de ejecutar y actuar en función al objetivo. Lo único que importa es la puerta que está por abrirse, lo que se quedó atrás, quedó allá. Ese es el preciso momento en el que por un segundo estás frente a un precipicio y vienen las mejores preguntas:


· ¿Qué pasa si no funciona?

· ¿Qué dirá la gente?

· ¿Será que soy un fraude?


Justo cuando estamos en ese momento de incertidumbre, es cuando nos vamos a dar cuenta que tomar acción y vivir las experiencias, te va a generar las verdaderas preguntas para encontrar las respuestas hacia el camino que si debes recorrer. Esa intuición que a veces está martillando tu cabeza, diciéndote cuán equivocado estás y suplicándote que por favor hagas algo al respecto. Ese sentimiento que une a la mente y al corazón, crea ese nuevo canal que te obliga a verdaderamente hacerlo.

Ese sentimiento describe no solo la vida, sino la libertad. Romper con esquemas mentales que te estaban obligando a parar de conseguir tus metas por taparte los ojos y empezar a caminar sin una guía a ver qué sucede.


Todos queremos sobresalir, pero esto se logra de dos maneras: a través del trabajo involuntario, ese en el que la guía son las expectativas de otros, por ejemplo un gran doctor que inició su camino por estímulo familiar o por medio de ese “loco” visionario que puso a un ratón en un castillo y por décadas sigue creando mundos que nos ponen a soñar. Ninguno está mal ni bien, todo depende de tus expectativas, tus objetivos y lo que vas a llamar tu legado, en donde tus talentos, habilidades, áreas de expertise y conocimientos se unen en ese llamado sweetspot o punto ideal.

Algo que si está clarísimo es que, para poder alcanzar el éxito debes tener un propósito y para hacer un poco más fácil la tarea de descubrirlo, aquí les dejo las 7 áreas para empezar:


o ¿Qué te llama la atención? Nos han enseñado con un mensaje bastante crudo “la curiosidad mató al gato”, ¿de verdad crees eso? Sientes que las cosas que te gustan te van a llevar a eso. Las cosas que te atraen, hasta desde niño pueden ser el punto de partida en tu transformación adulta. No dejes que las cosas dejen de fluir y menos por buscar aprobación social.


o Tus motivos van a ser parte trascendental siempre y cuando sean de corazón. Las razones que te llevan a actuar de alguna manera siendo y haciendo todo con autenticidad, rompen las barreras del miedo.


o La intuición, tan básica pero tan compleja. Sabemos qué debemos hacer pero no sentimos que seamos capaces. Ahora viene la parte mágica, si lo pensaste es por qué eres capaz. Nadie piensa intuitivamente en algo que sus manos no podrían hacer.


o Tus valores, tu marco de referencia, son tu guía a la hora de la acción y los jueces a la hora de determinar el siguiente paso. Ir en contra de tus valores por simplemente obtener cualquier recompensa, no dará buenos resultados.


o Tus fortalezas: por lo único que debes trabajar día y noche. Olvídate de tus debilidades y enfócate en tus fortalezas. La única forma aceptada para pensar en tus debilidades, es para convertirlas en tus fortalezas, inténtalo.


o Rutinas y rituales. La vida es una rutina, hacerla a tu favor o no, va a generar los resultados que vas a tener. Si alineas los hábitos con la rutina indicada y saber con los rituales cómo ejecutar de la mejor manera, el éxito se va a asomar cada vez más.


o Transfórmate, pregúntate todo, busca todas las respuestas, abre todas las puertas de las oportunidades y ten la mente abierta que cada puerta que se abre te trae nuevos retos, nuevas preguntas que ser respondidas.

55 vistas
Paul logo blanco.png
0
  • Black Instagram Icon
  • Black Facebook Icon